Tres días de agosto, de Jordi Sierra i Fabra (Inspector Mascarell #7)

por
Advertisement
Sobre el libro

Tres días de agosto, Jordi Sierra i Fabra, Inspector Mascarell
Fecha de publicación:
Número de páginas:

Sinopsis: Agosto de 1950. Miquel y Patro se disponen a pasar un día de playa. Sin embargo, todo se torcerá cuando ella desaparezca y él reciba una nota muy explícita: si no resuelve en tres días un caso que dejó inconcluso en 1938, Patro morirá. Desde este instante, a contrarreloj, en una Barcelona batida por la canícula estival, Miquel deberá enfrentarse a los fantasmas del pasado una vez más. El caso que no concluyó, debido a una intempestiva enfermedad, y que resolvió otro inspector demasiado rápidamente causando la muerte de un inocente, se remonta a los crueles bombardeos de marzo de 1938 sobre la ciudad. Bombardeos que, después de Guernica, fueron los más sanguinarios y salvajes de la guerra. La bomba que hizo saltar por los aires la esquina de la Gran Vía con la calle de Balmes es el detonante para la novela. Allí apareció el cadáver de un soldado que no murió por la explosión, sino asesinado. ¿Por quién? ¿Por qué? Además, en plena investigación, descubrirá algo que va a cambiarle la vida. Algo que atañe a Patro. Algo que le hará sudar por algo más que por el calor.


Opinión personal

Supe de esta saga de libros con la entrega anterior, 'Nueve días de abril', y me gustó tanto que me prometí que leería poco a poco todos los anteriores, aunque me ha pillado el toro y me ha sorprendido una nueva entrega de las investigaciones del ex-inspector Miquel Mascarell. Aunque soy consciente de que cualquier saga es mejor comenzarla desde el principio, pues conoces mejor a los personajes y aprecias mejor su evolución, debo decir que disfruto muchísimo con estos libros y os animo a leerlos, empezando por cualquiera, porque sé que una vez hayáis leído uno, querréis leerlos todos.


Miquel Mascarell es un antiguo inspector de policia de la ciudad de Barcelona que estuvo condenado a muerte en el Valle de los caídos, dónde después de ocho años preso consiguió salir en libertad viéndose retirado de su profesión. Ahora vive apaciblemente su nueva vida, consciente de la segunda oportunidad que está teniendo, y locamente enamorado de Patro, una mujer bastante más joven que él que le ha devuelto las ilusiones y las ganas de seguir. A pesar de estar retirado sigue metiéndose en medio de más de una investigación; un policía nunca deja de serlo.

En esta ocasión la historia se sitúa en agosto de 1950, en Barcelona. Cuando está apunto de disfrutar de un apacible día de playa con Patro, sus planes se ven truncados: su mujer desaparece. Tras preguntarle a la portera averigua que dos hombres la han metido en un coche y se la han llevado. Minutos después aparece un niño con una carta para Miquel, en ella le dicen que necesitan de su ayuda para resolver un antiguo caso. En 1938, en medio de los bombardeos que sufrió Barcelona, un joven soldado fue asesinado, y como resultado un amigo del fallecido fue acusado y acabó muriendo en comisaría, y sin confesar, porque sufría del corazón. Él fue el encargado de investigar el asesinato pero una apendicitis le obligó a dejar el caso en manos de otros dos inspectores de los que se sospecha que dieron carpetazo al caso tras sufrir presiones. Dispone de tres días para resolver el caso y encontrar al verdadero asesino; mientras tanto su mujer permanecerá con ellos.

Tras este potente inicio comienza una historia que mantiene el ritmo durante todas sus páginas. Lo que más me gusta de los libros de Jordi Sierra i Fabra es lo fácil que te internas en sus historias y la naturalidad con la que te presenta los hechos haciéndote formar parte de ellos. Una vez más nos presenta una historia policiaca que no necesita de escenas macabras ni litros de sangre para tenerte con el corazón en un puño. Y una vez más protagonizada por Miquel Mascarell y su mujer Patro, dos personajes de lo más carismáticos a los que son imposibles no tomarles un cariño especial.

También cabe destacar que esta historia está ambientada alrededor de un caso real. En una nota del autor al final libro se comenta que entre el 16 y el 20 de marzo de 1938 Barcelona sufrió los mismos bombardeos que durante la Guerra Civil cayeron sobre ciudades como Guernica o Durango con la única finalidad de matar civiles. Una de las bombas más sanguinarias fue la que cayó en la confluencia de la Gran Vía con Balmes ya que coincidió con el paso de un camión cargado de dinamita y alcanzó un tranvía que transportaba un gran número de pasajeros. El autor cuenta que tras ver la foto junto a la que acompaño estas líneas, sintió la necesidad de ofrecer su particular homenaje a las víctimas, y en 'Tres días de agosto' finalmente pudo hacerlo.

Creo que queda bastante claro cuánto me ha gustado esta historia y cuánto os animo a leerla. Si os gustan las novelas de investigación, y queréis una que prácticamente se lee sola, y que encima os acercará a la dureza de la historia reciente de nuestro país, no dudéis en internaros en esta saga de novelas protagonizadas por el inspector Mascarell.

5 comentarios :

  1. No me tira mucho las historias de este tipo y mas si hay una guerra de por medio. Besos

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente empezar esta saga y mira que tengo varios de estos libros. No sé a que espero.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Como Ángela tengo varios libros de esta saga y no la he empezado. A ver si me puedo poner pronto.Un besote

    ResponderEliminar
  4. No conocía al autor ni esta saga. Y me gusta mucho lo que cuentas. Novela histórica con trama de misterio y ambientada en Barcelona..me la llevo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Me había llamado la atención esta portada y no he leído nada anterior. Me lo apunto porque pinta muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar