El silencio de la ciudad blanca, de Eva G. Sáenz de Urturi

por
Advertisement
Sobre el libro

Fecha de publicación: 12 de Abril de 2016
Número de páginas: 480

Sinopsis: Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval. El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente? 
Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

Opinión personal

Recuerdo que vi entre las novedades de la editorial esta novela cuando salió a la venta, hace ya casi un año, y aunque me pareció interesante, son tantas las novedades que aparecen que, al no hacerme con ella en su momento, acabé por dejarla pasar. Estas navidades una amiga se hizo con ella, y eso volvió a recordármela y ponerla en el punto de mira. En cuanto empecé a leer las primeras páginas, ya no pude soltarla.

La historia se desarrolla en Vitoria, una ciudad que no conocí personalmente hasta hace unos meses, y debo decir que he disfrutado de la historia doblemente por tener su visita reciente en el recuerdo. Cada referencia de calles y lugares que hacía la autora durante la narración, me traía además un recuerdo propio, por lo que me sentía aún más partícipe de la historia.

Existen tantas novelas policiacas hoy en día que siempre agradezco encontrarme con una que sea diferente a las demás, con la que tenga la sensación de que estoy leyendo algo que se sale de lo corriente o que tiene elementos que la hacen diferenciarse de otras tantas. Y esta novela te muestra su primer rasgo particular en las primeras páginas, durante su prólogo. En él, y en primera persona, el protagonista de la novela cuenta que ningún investigador espera acabar siendo víctima del asesino que buscaba, y tras eso comienza a narrar los hechos que le han llevado a acabar con una bala en la cabeza.

Un policía nunca espera cerrar un caso siendo la última víctima del asesino en serie que tiene aterrorizada a la ciudad, pero la vida tiene formas muy creativas de jugártela. Y... sí; yo no salí bien parado. 

Una forma curiosa de empezar a narrar una historia, ¿verdad?. Después de esta pequeña introducción, se presentan en forma de capítulos, todos ellos con nombres de calles y lugares de la ciudad, los detalles de la investigación que está a punto de llevarse a cabo. La semana de fiestas de Vitoria está a punto de comenzar, pronto las calles y los bares se llenarán de jóvenes celebrando, y en medio de ese ambiente festivo, nuestro protagonista y narrador, Unai López de Ayala, inspector de policía en la ciudad, recibe una llamada alertándole de que han aparecido dos cadáveres en la Catedral Vieja. No tararán en darse cuenta de que el crimen sigue unos patrones que ya se repitieron hacía veinte años: un cadáver de chico y otro de chica, ambos acostado de medio lado, mirándose y con la palma de la mano de uno sobre la mejilla del otro, en un cariñoso gesto de consuelo. Hacía veinte años se habían producido cuatro crímenes con la misma puesta en escena, encontraron al culpable, Tasio Ortíz de Zárate, un mediático y carismático arqueólogo local, lo que supuso una gran conmoción en la sociedad. Ahora, a pocos días de que sea puesto en libertad tras cumplir su pena, aparecen dos nuevas víctimas. ¿Acaso no culparon al hombre correcto, o está trabajando con alguien desde la cárcel?

Junto a Unai, se encargará de la investigación Estíbaliz Ruiz de Gauna, también inspectora y además, amiga del mismo. Tendrán por delante el doble reto de resolver el asesinato actual, cuestionando además todos aquellos ocurridos hace veinte años, a la par que lidiar con la prensa en un caso que tendrá en jaque a toda la ciudad.

Esta es una de esas novelas que el lector merece descubrir en primera persona, por lo que no contaré más sobre su argumento. Lo que si me gustaría destacar y admirar es la mezcla de la propia historia de los asesinatos, con la arqueología y las leyendas de la ciudad. Este tipo de novelas te hace disfrutar el doble, pues además de formar parte de una investigación que te mantiene pegada al libro durante horas, aprendes y te sumerges en la historia viva de la ciudad, en el pasado y en el presente, en las tradiciones, en el estilo de vida de sus habitantes, en sus calles... Te ofrece una dimensión más dentro de la propia narración, y eso a mi, personalmente, me encanta.

Por lo tanto, recomiendo esta novela a aquellas personas que buscan una lectura que enganche, que mantenga el ritmo y que vaya a más cada capítulo, y especialmente a aquellas que, además, saben valorar una buena ambientación y un gran trabajo de documentación. Yo por mi parte esperaré impaciente a que salga la nueva entrega de esta Trilogía de la Ciudad Blanca; "Los ritos del agua".


*Con esta reseña, además, participo en la Yincana Criminal 2017, en la categoría "novela policiaca".

13 comentarios :

  1. Yo era de esas que no lo iban a leer, los longevos no me conquistaron. Pero una bloguera(Eyra)insistente y en la que confío me ha convencido, así es que en casa está, a ver cuando puedo leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho y estoy deseando leer el segundo, que sale en nada.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Me encantó este libro, los detalles de la ciudad, la trama en sí, los personajes que hasta el final te tienen enganchada de una manera enfermiza a la lectura... Muy muy adictivo y recomendable.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho leerla. Tiene muchas cosas que me hicieron disfrutar de ella.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas ganas de que llegue abril :)

    ResponderEliminar
  6. Lo leí hace poco y me encantó, y justo me enteré entoces de la segunda parte, así que estoy deseando que salga.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues todavía no la he leído a ver si le pongo remedio antes de que salga la segunda, un beso

    ResponderEliminar
  8. Ay que la tengo pendiente y se me acumula el trabajo. A ver si puedo hacerle hueco que la otra está a la vuelta de la esquina.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es un novelón y no creo que nadie que la haya leído te diga lo contrario. Por eso, a mi me pasa como a ti, que estoy esperando su continuación como agua de mayo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo esperando turno =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Me la regaló una amiga que no le había gustado, tampoco la terminó, pero no es lectora de novela negra y no le convencia, un día vino al trabajo con el ejemplar y me preguntó si lo quería, al menos que lo tuviera una persona que tarde o temprano lo iba a leer, y así llegó a casa, y ahora espero que me regalen minutos, segundos o microsegundos, ya ves que no soy demasiado exigente, y poder leer todo lo que tengo pendiente, porque parece ser que su continuación se publicará pronto

    ResponderEliminar
  12. La tengo pendiente, y eso que la compré al poco de publicarse. La mezcla de asesinatos con leyendas y arqueología me tiene ganada sin duda. Como Carmina, espero que alguien me regale tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Estaba en lista de pendientes pero con esta reseña sube puestos, quizás la pueda ubicar en algun punto de la YincanaCriminal2017 y entonces la leeré antes de lo esperado.

    ResponderEliminar